Categorías
Blog

Aprender y valorar las lecciones que nos regalan las vías es uno de los tesoros de este deporte

La vía «Gancho perfecto», en el Racó de la Finestra de Margalef, fue uno de los mejores encadenamientos del brasileño Felipe Camargo de 2018.

Hacía varias temporadas que empezó a intentarla y en el 2018 estuvo muy cerca, pero no llegaban las buenas condiciones. «Paciencia y adaptación es lo que me está enseñado Gancho Perfecto en este viaje», escribió Felipe, «Hace casi un mes que la parte de arriba de la vía está mojada y no he podido ni intentarla, pero mientras estoy entrenando mucho en el rocódromo y ensayando la parte de la vía que está seca. Es muy duro mentalmente, pero no voy a dejar de intentarla hasta el último día de mi viaje».

Su obstinación tuvo su recompensa y finalmente pudo hacerse con ella antes de volver a casa, llevándose así la sexta ascensión a esta vía con primera de Sharma en 2008, y confirmando la recotación de 9a a 9a+ que propuso Stefano Ghisolfi en abril de 2017, tras la rotura de una presa.

Aprender y valorar las lecciones que nos regalan las vías es uno de los tesoros de este deporte.

Foto de Javipec Photo

Por Jose Yáñez

Escalador e informático y viceversa; coautor de la Guía de Escalada en Cuenca y administrador de www.oneclimber.com y otras webs de montaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − cinco =