La escalada nos enseña a manejar la frustración

Uno de los aprendizajes más potentes que nos regala la escalada es el manejo de la frustración, cómo sobreponernos a las “derrotas” transformándolas en fuente de aprendizaje y superación. Son las caídas más que los encadenes lo que nos hacen mejores escaladores. Es un aprendizaje, además, muy transferible a la vida cotidiana.

Compartir en: