No me lo puedo creer

Una segunda vida para la cuerda

Hemos visto otras propuestas con las cuerdas viejas, pero nunca una tan laboriosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *